Reflexión de practica semana 1.

    Eduardo Sanchez
    Por Eduardo Sanchez

    Reflexión de practica semana 1.

     

    Quisiera comenzar disculpándome por la demora en la entrega, esto debido a varios conflictos personales y emocionales, pero yendo directo a lo esencial esta reflexión hace comienzo en la primera reunión de profesores colaboradores de la escuela Efraín Campana Silva y los practicantes, mi compañero Jorge Roa y quien les habla Eduardo Sanchez, durante la reunión debo admitir que me sentí algo emocionado por comenzar de lleno a dar clases. La semana siguiente solo nos pidieron una capsula de actividades a lo cual nuevamente me sentí entusiasmado y algo nervioso porque quería que todo nos saliese bien y que las actividades fuesen lo suficientemente lúdicas y atractivas para que los estudiantes se motivasen a realizarlas, a lo cual pasado una semana de la entrega, no tuvimos el suficiente impacto en visitas a al video que eso a decir verdad, me decepciono, y aunque no quería admitir mi derrota, siempre pensaba en positivo y diciéndome, “quizás los estudiantes no ven el YouTube, quizás están sin dispositivos de conexión, etc, etc”, bueno al pasar los días, con mis conflictos emocionales jugándome en contra, se avecinaba el primer día de practica después de las fiestas, esto ya conversado en la reunión que ya habíamos tenido, yo por mi parte me sentía entusiasmado, nervioso, intranquilo y listo y no a la vez para poder comenzar, esa noche de domingo apenas pude dormir, al amanecer me desperté temprano  era el día uno y nos informan vía WhatsApp que el inicio de la practica ha sido cancelado, y yo quede como ¿QUÉ, QUEEEEEEE?, sorprendido por la noticia, hago las consultas al profesor colaborador del porque no podríamos dar inicio a las clases online con los estudiantes y nos responde que la directora ha enviado tarde el correo para que nos acepten y por consiguiente, los alumnos y apoderados tampoco se habían enterado de nuestra existencia, desmotivado, dolido y enojado, me tome un respiro y me dije a mi mismo “esta bien, tómalo con calma, será para mejor”. Al pasar la semana que nos debía de haber tocado hacer las clases con los estudiantes, frustrado y pensativo toda la semana en como iniciar mi primera semana de clases, decidí tomarme un descanso de todo lo que estaba pasando y relajarme para comenzar con el pie derecho.

    Dia uno de práctica, mi primer pensamiento al despertar es “llego el día”, me levante temprano, nervioso, ansioso y con mucha energía por comenzar, me prepare un buen desayuno, tenia mi ropa de practica impecable, y prepare un ambiente medianamente deportivo en mi casa, había dejado mas espacio en el living y acomodado todos mis artículos deportivos entre los muros y orillas hasta donde pudiese enfocar la cámara de mi computador, queda pocos minutos antes de comenzar me sentía nervioso temblaba un poco antes de sentarme y poder dar inicio a este gran y ultimo salto a la pedagogía, revise los últimos detalles antes de conectarme y me prepare mentalmente para poder comenzar “tranquilo, llego el día, estas preparado y sabes lo que tienes que hacer” me dije a mi mismo mientras me conectaba a la clase donde ya me esperaban el profesor colaborador y los alumnos antes de comenzar la clase, el profesor le da algunas instrucciones y llega el momento de presentarme, yo aún nervioso y ansioso por dar inicio, los saludo con una gran sonrisa, me presento cordialmente tratando de empatizar con ellos, algunos me devuelven la sonrisa tras sus cámaras y luego uno a uno se van presentando, damos inicio a las actividades, el profesor realiza el calentamiento y yo doy inicio a la primera actividad, ya mas relajado y entrado en confianza, doy las instrucciones, sonrío y enfoco con mi cámara hasta donde se pueda ver, muevo mi pc para hacer énfasis en los lugares donde tienen que ir los materiales o del espacio físico, haciendo énfasis en las variantes que puedan hacer los alumnos desde sus hogares donde más de alguno de olvido de buscar los materiales o no los tiene, donde algunos ni siquiera tienen el espacio suficiente para poder realizar las actividades y eso me trae recuerdos a cuando vivía con mis padres y hermanos y no tenia el espacio suficiente para poder jugar, me hace sentir nostálgico y alegre a la vez, les sonrío mientas les doy las instrucciones y los felicito por atreverse a realizar las actividades con las cámaras encendidas, muchos se sienten alegres y cómodos con las actividades que les toco hacer con el profesor nuevo y su profesor de siempre, me agradecen y se retiran al finalizar la clase, solo quedamos el profesor colaborador y yo, me felicita, hace énfasis en la forma de como me comunico con los estudiantes, me dice que es la correcta, el uso del lenguaje mi muy técnico ni muy informal, que estuvieron bien los ejercicio y varias cosas más, me siento alegre, confiado y más entusiasmado para los días que se vienen, clase tras clase se repite lo mismo, me levanto entusiasmado, preparo los materiales, el profesor inicia la clase, me presento, los estudiantes se presentan y comenzamos con las actividades, así hasta finalizar la semana, al llegar el ultimo día, realizamos una breve reunión entre los profesores colaboradores mi compañero y yo, me siento feliz de haber concluido con mi primera semana de practica con éxito, hablamos del recibimiento que tuvieron los estudiantes con nosotros los practicantes, reflexionamos de como nos sentimos y hablamos entre bromas y felices de que todo resulto bien, que los estudiantes se sintieron cómodos con nuestra participación en sus clases y que nos recibieron muy alegres, hemos decidido quedarnos con los cursos que nos tocaron los ocho cursos que a cada quien les todo hasta finalizar el semestre, esto debido al poco tiempo que nos queda, quedamos todos felices y contentos, pero hay algo que no me deja estar del todo contento, y recuerdo, “los trabajos de las otras asignaturas que nos quedan”, eso me deprime un poco, me descoloca un poco, no se cual trabajo es primero y cual sigue, mi compañero tampoco, pero poco a poco van aclarando las dudas nuestros profesores, comenzamos a ordenarnos, para este punto ya hemos avanzado con la entrega de la primera parte de nuestro informe de tesis, avanzamos con los siguientes trabajos y poco a poco vuelve la calma en mí, la cuarentena y el encierro no son los mejores amigos, pero tratamos de mantenernos fuertes, en calma, y con la mente ágil por cualquier cosa que se pueda avecinar, me siento en calma para la siguiente semana.

    últimos comentarios